“LA VOZ COMO SOPORTE EMOCIONAL”

Este texto fue publicado en revista "Padres Ok" y es parte de una Charla a Padres, realizada en el año 2016: 

No siempre resulta fácil hablar a los bebés para algunas madres, especialmente cuando están en el vientre o son muy pequeños. A otras, en cambio, le surgen espontáneamente, nombres, apodos, nuevas canciones, cosas tontas, absurdas, voces infantiles, dichos inspiradores que no saben de dónde vienen, palabras que impresionan y producen sensaciones de extrañeza, de no ser ella quien habla. Este proceso lleva a un descubrimiento de nuevos aspectos de sí misma, de ahí que al nacer un hijo o hija también nace una madre.

La voz de la madre no se relaciona necesariamente con contenidos, con significados específicos, ni con que el niño "entienda" lo que se le dice. Se trata más bien de sonidos que van instalando huellas, rastros, marcas, vinculando al bebé a sus primeros lazos afectivos. El oído del bebé empieza a reconocer a su madre, padre y personas cercanas, quienes se convierten en sus referentes.

Al hablar se va tejiendo una red en la que se enlazan palabras a sensaciones, olores, calidez. Al acompañarse de sensaciones de tranquilidad, brazos y abrazos, se va instalando un con-texto, se va hilvanando un texto que irá constituyendo la subjetividad de la niña o el niño. 

Al ir creciendo y teniendo mayor vínculo con el entorno, las palabras se vuelven más cotidianas y usuales, acompañan las acciones que aprenden los niños, dándoles diversas connotacionescomer, bañarse, pararse, caminar, ir al baño. Aún cuando estas palabras tampoco tienen un significado literal para ellos, algo producen, se van registrando en algún lugar, hasta que llega un momento sorprendente en el cual ya entienden todo. Este es un instante misterioso: aún sin saber hablar, han comprendido cosas que no se sabe cómo las han incorporado. 

El niño o niña ya ha sido "sumergido" en el lenguaje, ahora empieza a "nadar" en él. 

Actualmente se afirma que es beneficioso hablar a los bebés incluso desde el vientre materno, con el fin de ir fortaleciendo el vínculo entre los padres y su hij@. Esta acción a veces implica una transformación que puede producir vergüenza, pudor e incluso juicios por parte de los demás: “cómo le dices esto a una niña tan chica si no te entiende”. Aún así, es importante hacerlo: cantar, decirles cosas, contar cuentos. Confiar en que estos sonidos se van registrando en algún lugar, tejiendo una red, un soporte afectivo y de seguridad que los sostendrá en el futuro.   

 VER MAS: "CONOCIENDO el MUNDO, La Fuerza de las Palabras"

OTRAS CHARLAS:

Comentarios

Entradas más populares de este blog

De la UNI-FORMIDAD a la UNI-CIDAD

Sobre "CRIAR ES CREAR": La presencia de lo infantil

¿QUIERE SEGUIRME?