Sobre "CRIAR ES CREAR": La presencia de lo infantil

¿Por qué escribir sobre infancia?

 No es posible abordar la teoría psicoanalítica sin considerar lo infantil.

Desde los descubrimientos freudianos, en que se empezó a estudiar la constitución psíquica y su estructura, hasta los tiempos actuales en que ha cobrado real importancia. 

Primeros significantes, relación al origen, padre, madre, cuidadores y quienes ocupan un lugar en la crianza. Carta 52, inmersión en el lenguaje, momentos que no se saben y que aparecen, repiten, tiñen los modos de existir, son conceptos que han llevado a considerar la crianza, la educación y la pregunta por la infancia como fundamental para pensar el desarrollo humano y social. 

Aún cuando todo psicoanálisis implica la infancia, no todo psicoanalista se dedica a hablar de esto y a tenerlo como tema de estudio. Aún cuando la psicología se divide por áreas "infanto-juvenil" - "adultos", según el paciente a atender, no hay que olvidar que cada vez que se atiende a un adulto se está escuchando a un niño. 

Al hablar de la historia se apela a la niñez, pero además ésta se hace siempre presente en la vida humana. 
Si bien hay etapas que se estructuran cronológicamente, hay momentos psíquicos infantiles, que siempre aparecen, se escapan, irrumpen, poniendo en evidencia que la niñez nunca está superada y que a veces se muestra en sus formas más horribles: una cosa es la linealidad del tiempo; otra, es lo que está ahí, lo no dicho, que insiste.


      




Comentarios

Entradas más populares de este blog

De la UNI-FORMIDAD a la UNI-CIDAD

“LA VOZ COMO SOPORTE EMOCIONAL”

¿QUIERE SEGUIRME?