“El APRENDIZAJE en los NIÑOS: Una Articulación entre Experiencia y Palabra”

Este texto es parte de una Charla a Padres: "CONOCIENDO el MUNDO, La Fuerza de las Palabras"

“Había una vez una boca que se comía todo: tortas, pasteles, cuchuflies, dulces. 

Había también un estómago que no quería más y le decía “boca, no sigas, no quiero más, no me cabe más comida”.  
Pero la boca seguía, seguía y seguía, comiendo y comiendo todo lo que encontraba, sin escuchar al estómago. En la noche, el estómago estaba adolorido, se sentía muy mal y terminó botando todo aquella comida que le sobraba”.  
Después de haber vivido esta experiencia y de haber inventado este cuento, cada vez que el hijo de Sylvia quiere comer más, ella le contesta: “espérate un rato, a ver qué dice la guatita…”

Cuando los niños nacen, no conocen el mundo que los rodea. Al ir estableciendo lazos con personas y lugares significativos, van incorporando y procesando información de distintas maneras. Una forma de hacerlo es a través de la propia experiencia: primero, de una manera básica vinculada al desarrollo y agudeza de los sentidos; luego, al ir experimentando sensaciones en el propio cuerpo: el desagrado de vomitar, el dolor de caerse y la angustia de perderse pueden producir mayores efectos en el aprendizaje, que las mil "lecciones" entregadas por los padres.

Si bien en un principio estas primeras experiencias se van estableciendo en forma lenta y con dificultades, posteriormente se van transformando un apoyo para las que vienen, lo que permite que el aprendizaje se vaya haciendo más rápido y fácil y que, además, se vaya desarrollando la capacidad de aprender. Esta capacidad significa que el aprendizaje no es solo una relación de causa y efecto, de estímulo y respuesta, sino que es una operación que va más allá, que implica ir generando nuevas estructuras, cambios de estado, que da la posibilidad de actuar en forma distinta y de irse ubicando hacia otros lugares en la realidad. El ejemplo más gráfico sería pasar del estado de estar sentado, a gatear y luego, caminar.

Si los adultos acompañan estas experiencias con palabras que van explicando al infante lo que va sucediendo, los acontecimientos se irán incorporando de forma consistente, lo que le permitirá ir construyendo el propio mundo. El lenguaje sostiene al niño, tanto en el momento en que él aún no habla, como también cuando ya puede expresarse verbalmente.

Una manera de incorporar a los niños en el lenguaje cotidiano, es a través de la fantasía: dar vida a objetos inanimados, inventar cuentos, contar historias que ya existen, crear personajes y acciones, van ayudando a trasmitir actitudes, valores y conceptos. A través de la imaginación y de las vivencias de otros, los niños va descubriendo ejemplos que le ayudan en su propia experiencia.

A veces los padres intentan explicar algo a sus hijos, pero ellos cambian de tema o enfocan su atención en otra cosa, especialmente cuando son pequeños. Estas situaciones producen frustración y sensación de incapacidad en los padres, ya que sienten que sus hijos no les hacen caso. Es importante considerar que a veces las expectativas de los padres no son acordes con las capacidades que tiene el niño o la niña, en ese momento en particular. Aún así, muchas veces sucede que tiempo después se sorprenden, diciendo o haciendo lo que se le intentaban enseñar.

El aprendizaje es un proceso dinámico, que implica diversas variables y que siempre está en revisión por los especialistas. Para entender su complejidad, una de las maneras de concebirlo es como un espiral, en el que se incluyen distintas estructuras que se van superponiendo, que se implican unas a otras y que van constituyendo la subjetividad del niño y la construcción que él hace de su mundo. En los primeros años de vida se establece la mayor expansión y receptividad, por lo que es importante instalar los fundamentos básicos, que permitirán ir incorporando nuevos conocimientos a futuro. La propia experiencia del niño, acompañada por palabras del adulto, que entreguen seguridad, afecto y claridad, serán pilares fundamentales que ayudarán en este proceso.  



Comentarios

Entradas más populares de este blog

De la UNI-FORMIDAD a la UNI-CIDAD

Sobre "CRIAR ES CREAR": La presencia de lo infantil

“LA VOZ COMO SOPORTE EMOCIONAL”