Como la CULTURA produce GORDURA

Este texto es parte de una Charla a Padres: "LA DIFICULTAD PARA DECIR "NO": ¿Donde están los Padres hoy?" 

El sobrepeso puede tener múltiples causas: embarazos, ansiedad, problemas hormonales, desordenes alimenticios, sedentarismo. Un aspecto muy importante y profundo a considerar, tiene que ver con la relación que establece nuestra cultura con la comida.


Una de las particularidades del ser humano, es que la ingesta de alimentos se va distanciando cada vez más de las necesidades biológicas de sobrevivencia y se empieza a vincular con otros factores. 

Desde que el niño nace se le van suponiendo gustos y disgustos: “dale agüita con azúcar, que es más rico”, “dale un pedazo de pan para que se entretenga“. 

“Entretenerse”, en este caso, significa estar ocupado en algo para no molestar a los adultos. Esto implica que se dedica poco tiempo a buscar otras formas de diversión, ya sea para que el niño aprenda a jugar solo, o bien porque los adultos evitan sentarse a hacerlo.

Lo que hay detrás de esta situación, es una actitud de facilismo e inmediatezLa comida resuelve el tema a corto plazo: es más fácil dar algo para “tapar la boca”, que hacer el esfuerzo por buscar otras alternativas.

La comida es, también, un gran representante de los afectos. Alrededor de ésta se establecen reuniones familiares, encuentros entre personas, y tradicionalmente se ha ubicado a la madre que nutre, en el lugar de “buena madre”. Hay casos en que se utiliza como amenaza de castigo: “Si no te quedas tranquilo no hay hamburguesa”, lo que implica que “comer” significa premio.

El problema es que estas expresiones de afecto no se limitan al espacio de reunión de fines de semana, sino que también se extrapolan a la vida cotidiana. En muchos casos los padres trabajan hasta tarde, no están con sus hijos en todo el día y la mejor compensación que encuentran es llevarles algo para comer.

Este contexto se agrava si se considera que los alimentos disponibles para resolver las situaciones de inmediatez están lejos de ser buenos y sanos para el cuerpo. De esta manera el sobrepeso, además de ser un tema estético, se transforma en un problema de salud.     


Gran parte de la población se queja por los kilos de más y SUFRE. Hacen dietas constantemente, viven con culpa, con problemas de autoestima, incluso hay niños que los molestan en el colegio. Es decir, el exceso de comida tiene consecuencias negativas, no solo por la salud, sino también, por el sufrimiento que implica no poder dejar de comer. 
¿Por qué los adultos insisten en seguir manteniendo este circuito?

Aún cuando las estadísticas señalan que los niveles de obesidad adulta e infantil van en aumento y TODO EL MUNDO LO SABE, estas costumbres se encuentran tan arraigadas en nuestra cultura que nadie las cuestiona. Es importante tomar en consideración éstos y otros factores, para evitar el sufrimiento de nuestros niños y niñas en el futuro.


Ver más: "LA DIFICULTAD PARA DECIR "NO": ¿Donde están los Padres hoy?" 


Comentarios

Entradas más populares de este blog

De la UNI-FORMIDAD a la UNI-CIDAD

Sobre "CRIAR ES CREAR": La presencia de lo infantil

“LA VOZ COMO SOPORTE EMOCIONAL”