“JUEGOS y JUGUETES en el MUNDO de la INFANCIA”


Este texto es parte de una Charla a Padres: "CONOCIENDO el MUNDO, La Fuerza de las Palabras"

Actualmente existe gran variedad de juguetes y objetos para niños. Barbies con múltiples profesiones, muñecas que cantan, bailan, hacen sus necesidades, duermen, autos de todo tipo. Juguetes que los niños piden, les compran, los utilizan un rato y luego olvidan.


Al mismo tiempo, llama la atención la capacidad de invención que tienen los niños: juegan espontáneamente con pepas de frutas, envases de plástico, cartones, fideos crudos, pelotas de trapo, tablas de madera. Dicen “me voy, ya vuelvo” y se van a la habitación de al lado para traer dulces, galletas y cosas imaginarias, que reparten. Un palo puede transformarse en caballo o en espada. Platos de colores se convierten en semáforos.

Estas características invitan a pensar en lo importante que es el juego en el mundo infantil.


Los niños absorben muchas experiencias cotidianas que necesitan elaborar, transformar e integrar. El juego surge de estados psíquicos, que tienen diversos significados y no siempre están sujetos a la comprensión: vivencias, temores, conflictos que no pueden expresar en palabras y que van encontrando espacios para ser elaborados. De esta manera, el niño va utilizando un lenguaje propio que le ayuda a inventar su realidad y articularla con el mundo.

El juego es una expresión del proceso mental, afectivo y social del niño. Las habilidades físicas, la repetición de acciones, la proyección en objetos, la imitación, le permite ir construyendo un mundo de ideas e imaginación, en las que va reproduciendo la realidad y la va modificando a su manera, como una forma de ir relacionándose e integrándose a la vida.

A partir de este concepto, se puede suponer que mientras menos elaborados sean los objetos para jugar, existirá un mayor espacio para la expresión y desarrollo del niño. Juguetes con exceso de estímulos inhiben la fantasía, la inventiva y la iniciativa.

Hoy en día se ofrece gran cantidad de cosas a los niños, que los padres compran, con el fin de expresar su afecto y cubrir supuestas necesidades. Sin embargo, este exceso podría inhibir los espacios de elaboración del mundo psíquico. Objetos simples, que el niño pueda encontrar en forma espontánea, le ayudarán a expresar sus experiencias, a desarrollar potencialidades y a relacionarse con el mundo que lo rodea.

VER MAS: "CONOCIENDO el MUNDO, La Fuerza de las Palabras"


Comentarios

Entradas más populares de este blog

De la UNI-FORMIDAD a la UNI-CIDAD

Sobre "CRIAR ES CREAR": La presencia de lo infantil

“LA VOZ COMO SOPORTE EMOCIONAL”